Todas las entradas de Natalia

EL CENTENARIO DE MILLER PASA DE PUNTILLAS…

Nacido el 17 de octubre de 1915, el genial dramaturgo norteamericano, padre de obras inmortales como La muerte de un viajante o Las brujas de Salem, cumpliría en octubre 100 años. A pesar de la calurosa acogida que tuvo su teatro en la España de los años 50, se echan en falta en esta temporada teatral iniciativas que recuperen alguno de sus formidables textos. Con este reportaje documental, que he publicado recientemente en el Centro de Documentación Teatral, espero estimular el recuerdo de este indispensable autor y el impacto que causó en el teatro universal, reabriendo así el apetito por sus obras.

“El buen teatro es aquél que consigue demostrar que la raza humana, a pesar de toda su variedad de culturas y tradiciones, es esencialmente una”
Arthur Miller

Ir al reportaje 

RAÍCES TRENZAS EN EL LABERINTO DE LA CANTERA

A propósito del estreno de la obra de La Cantera Exploraciones Teatrales, creada y dirigida por Jorge Sánchez a partir del universo de Jorge Luis Borges, sirva para abrir el apetito la poética radiografía de Raíces Trenzas, escrita por Ángel Martín Rizaldos.

Ver a Sauce Ena y Marta Cuenca en este enigmático laberinto vuelve a ser un aliciente de la cartelera teatral a partir del sábado 9 de mayo (S y D, 20.30 salvo los días 16 y 17 de mayo sin función) en La Puerta Estrecha

343RaicesTrenzas

A VECES DESPERTAR ES SUMIRSE EN EL SUEÑO, puede que la verdad sea tan múltiple como inconcebible. El teatro también es un jardín de senderos que se bifurcan, de espejos deformes, ilusorios y fraudulentos, de rostros con mil máscaras o tal vez máscaras con mil rostros, de enigmas cuya resolución es intraducible como el vértigo. El nuevo montaje de La Cantera, dirigido por Jorge Sánchez y encarnado por Sauce Ena y Marta Cuenca, se empeña en este tránsito con cadencia de yo-yo entre el sueño y la vigilia, generando una tenebrista incursión de la bruma crepuscular al deslumbramiento de un amanecer estival. Es una insensata singladura del asombro de lo insólito a la travesura de una infancia tan inocente como peligrosa. Propone Raíces Trenzas una excursión por los vericuetos y la fecunda perplejidad de la física cuántica. Y es tan prolija su red de sugerencias y alusiones que en su extraño camino nos topamos con una estética y unos seres que bien podrían haber brotado del delirio insomne de David Lynch. Hay momentos que podríamos estar frente a dos mujeres, habitantes de un secreto empadronado en Mulholland Drive, o frente a dos prófugas noctámbulas en busca de una explicación que las salve en la inextricable geografía de Inland Empire. Hay también en Raíces Trenzas el humor ácido e incorregible de Roald Dahl, como si la esencia de sus Relatos de lo inesperado se hubiese transformado en la soledad de dos niñas que tienen que jugar para no morir de espanto.

Los referentes y las posibles conexiones se multiplican como los mundos paralelos e ignotos que postula la ciencia cuántica. El lado oscuro de Tim Burton, ese universo que nos adentra en las tinieblas para iluminar el terror de lo cotidiano y aceptado como normal. La literatura de Chesterton y su elegante discurrir por paradójicos misterios y, por supuesto, sobrevolando todo este andamiaje laberíntico y multiforme y proporcionando amalgama al proteico artefacto, las ficciones de Jorge Luis Borges. Aquí están las insoslayables trampas de la realidad, las divergentes rutas a los callejones sin salida y las salidas equívocas a respuestas sin preguntas. Es difícil explicar lo que es esta obra, al igual que lo es explicar qué es la vida. Nada es lo que parece y todo es lo que no imaginábamos. Y allí donde creíamos perdernos viene un recuerdo o el recurso a la fantasía o el trance de la fe y, de repente, un intenso resplandor surge y hace nítido el extravío. Dios juega a los dados, el factor aleatorio determina los hechos impredecibles, y el Universo que pensamos ser una gigantesca maquinaria acaba manifestándose como una Gran Idea.

Marta Cuenca y Sauce Ena nos transportan a una ilusión de paredes apuñaladas como cuerpos odiados, de raíces que como las del templo jemer de Ta Prohm son tentáculos de una bestia cósmica que ni el mismo Lovecraft se hubiese atrevido a describir. Un sueño de trenzas enraizadas a una pesadilla de dos niñas atrapadas en el infierno de haber crecido y desembocado fatalmente en la inapelable sinceridad de lo cruel. No hay concesiones a la convención en este engendro de Jorge Sánchez, quien como un Borges ciego de lucidez salta al vacío y nos habla de un héroe que se autoinmola inventando mentiras incriminatorias para triunfo de la revolución que liderara, de mujeres que beben scotch como el suicida se pasea al borde del abismo, de niñas que desaparecen tragadas por paredes hambrientas de escalofrío, de muñecas atrapadas en un terrario que esconde un botín criminal. Alicia atraviesa al otro lado de la cordura y tras de sí deja de un reguero de sangre y un grito de ausencia. Kilpatrick es la contraseña a esta hipnosis que La Cantera deslumbra, juega y embruja. Una hora y media de tiempo no lineal, de lógica desbaratada, de montaña rusa de emociones, y de interpretaciones cuyos registros nadan entre la locura y la poesía más desasida. Un estampido repentino y una noche huérfana parecen poner punto final a esta historia estragada, pero quizás este ruido súbito no sea sino el pistoletazo de salida de un nuevo camino cuyas derivaciones se amparan en el reino de lo indescifrable. A veces soñar es sumirse en la vigilia, puede que las trenzas al viento de una niña sean las raíces que sostienen el Universo.

Ángel Martín Rizaldos

RAÍCES TRENZAS ‘surge’ en Cuarta Pared

Hoy, jueves 16 de abril, el festival Surge Madrid acoge el estreno del  último montaje de La Cantera Exploraciones Teatrales: RAÍCES TRENZAS, obra escrita y dirigida por Jorge Sánchez, que toma como fuente de inspiración el rico universo literario de Jorge Luis Borges.
Las actrices Marta Cuenca y Sauce Ena calientan motores para tomar el escenario de la Cuarta Pared desde el 16 al 18 de abril (21h). Y a partir del 9 de mayo en la sala La Puerta Estrecha.

MULTIPLICIDAD DE VIDAS Y TIEMPOS PARALELOS

RAÍCES TRENZAS (1)

El talento y personalidad de las actrices Sauce Ena y Marta Cuenca se vuelca en el enigmático encuentro que recrean. Un tal “Kilpatrick” le propone a una mujer resolver un laberinto para liberarla de una serie de muertes que la incriminan. La última pista la lleva a un lugar alejado llamado “The Carobs”, donde otra mujer pareciera que la estuviera esperando desde hace mucho tiempo.
Entre música y alcohol, el encuentro entre ambas mujeres va descubriendo una secreta amistad acunada desde la infancia que pondrá en apuros el inevitable paso del tiempo y ese revólver que una de ellas cargó impulsivamente esa misma tarde.
Pero ¿por qué pensar que esos posibles disparos marcarían un desenlace? ¿Por qué no imaginar un tiempo donde todos los finales ocurren, en donde cada uno es el punto de partida de otros que a su vez se bifurcan en más?

Micro-teatro para iguales

El Hotel Ercilla de Bilbao acogió la exitosa edición Micro-teatro para Iguales, para Diferentes y para Mí, celebrada del 5 al 8 de marzo, de 2015.
Un fructífero ciclo promovido por el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Bilbao y la empresa Peopleing, cuya coordinación artística realicé con mucho gusto.
Sirva este vídeo como testigo de la calidad teatral de la que disfrutaron cientos de espectadores: ¡se vendieron casi 1700 entradas en cuatro tardes!

[vimeo 122962488 w=500 h=281]